Estos textos fueron publicados en la contratapa de los viernes de "El Diario de Madryn", como parte de la serie "Por las paredes".

Preguntas frente a un monigote feliz


En una calle de Puerto Madryn,
sobre un muro blanco,
alguien dibujó un monigote.
En la mano lleva una flor de tres pétalos.
A un costado se lee “happy, happy, happy”.


¿Cuánto hace que no te sentís así?
¿Cuánto hace que no ponés cara de monigote,
sostenés delicadamente una flor-monigote en la mano
y decís que sos feliz tres veces seguidas?
¿Alguna vez fuiste feliz tres veces seguidas, tres días seguidos, tres noches, tres vidas?

¿Cuánto hace que no te parás a un costado del camino a ofrecer una flor
al que pasa por la orilla de tu vida?
Hablando de orillas: ¿tu vida es un mar, un río manso, un arroyo furioso,
un riachuelo pestilente o un charquito de tres por cuatro?
¿Si te ponés en puntas de pie: ¿podés ver la orilla de enfrente?
¿Y si la orilla de enfrente está acá nomás?
¿Y si la orilla de enfrente no existe?
¿Qué te da más miedo?

¿Existen las flores de tres pétalos?
¿La felicidad es una flor?
¿Una flor rara, única, preciosa o una que crece en cualquier yuyal?
¿Y cuántos pétalos tiene la felicidad?
¿A la felicidad se la puede deshojar un poco cada día o conviene mirarla desde lejos?
¿Se puede regalar la felicidad como se regala una flor?
¿Se la puede poner en un florero?
Y si la ponés en un florero: ¿sigue siendo una flor?

¿A vos te da lo mismo ser monigote que mamarracho?
¿Nacemos monigotes y nos morimos mamarrachos?
¿O es al revés?
¿O son dos especies distintas?
¿Los mamarrachos tienen derecho a ser felices?
¿Los mamarrachos tienen derecho a agremiarse, a protestar, a hacer piquetes contra la infelicidad?
¿A los mamarrachos se los puede matar, desaparecer, borrar para siempre?
Para los mamarrachos ¿la infelicidad es como una gran goma de borrar?
¿Los monigotes son siempre felices?
¿Los monigotes comen perdices?
¿Y qué opinan las perdices de la felicidad de los monigotes?

¿Dónde se guarda la felicidad?
¿En el bolsillo, en un chanchito de yeso o en un banco?
¿Se pueden emitir cheques de felicidad sin fondos?
¿Se puede especular con la felicidad?
¿Se puede depositar la felicidad a plazo fijo?
¿Cambiarla por dólares?
¿Tener mucha felicidad sirve para decir: “déme dos”?
¿Dos de qué?

¿Ser “happy” es mejor que ser feliz así nomás, en castellano?
¿Cuántos idiomas hay que hablar para ser feliz?
¿La felicidad necesita traducción?
¿Así de extranjera es la felicidad?
¿Existen Traductores Oficiales de Felicidad?
¿Y Traidores Oficiales?
Y para eso ¿se estudia o se nace?
¿Y si la felicidad es analfabeta?
¿Y si la felicidad es muda?
¿Y si la felicidad es un animalito de dios, así de brutita, así de inocente?

¿Dónde tramitan el DNI los monigotes felices?
¿Les sacan una foto o los dibujan de tres cuartos perfil?
¿Tocan el pianito con todos los dedos?
¿Hacen música de tinta y papel?
¿O permanecen indocumentados para siempre?
¿La felicidad tiene huellas dactilares?
¿Y dónde deja sus huellas la felicidad?
¿En un vaso, en un beso, en un libro, en el aire?
¿La felicidad es como un perfume?
¿La felicidad es ese olor a campo de manzanillas, a estufa de kerosén, a guiso de lentejas?
¿La felicidad es como un perfume que viene del pasado?
¿Por qué entonces olfateamos esperanzados los vientos que vienen del futuro?

Para vos la felicidad a qué se parece más:
¿A mil preguntas?
¿A una sola respuesta?
¿Al silencio?





Preguntas frente a un muro negro


¿La oscuridad es una ausencia?
¿La oscuridad es como una ciénaga en donde se ahoga la última luz?
¿La oscuridad es el naufragio de un barco con velas de terciopelo crudo?
¿O un océano que se ha vuelto negro a fuerza de tanta ceguera nuestra?
¿Y hay peces de tinta en ese océano?
¿Criaturas ajenas a toda luz?

¿Es un brillo intolerable la oscuridad?
¿La oscuridad también nos enceguece y nos fascina?
¿Andamos a tientas, buscándonos las manos?
¿Caminamos la oscuridad?
¿Tiene puntos cardinales la oscuridad, tiene un sur, un norte, un este, un oeste?
¿O la única dirección es el abismo?
¿Tiene fondo la oscuridad?
¿Tiene un final, un destino?
¿O es pura caída?
Y si caemos ¿alguien nos levantará?
¿O seremos para siempre como un pájaro derribado?

¿Se puede ser niño en medio de la oscuridad?
¿Hay un lugar para la ternura en medio de juegos tan oscuros?
¿Quién inventó los juegos que se juegan en el país de la negrura?
¿Se puede jugar a la casita, al doctor, al papá y la mamá, a la rayuela, a la bolita?
¿O todo es escondite y mancha venenosa?
¿Se puede crecer en la oscuridad?

¿Es ciega la negrura?
¿Es sorda?
¿Es muda?
¿O canta canciones negras para los oídos de los que no quieren oír?
¿Es inmóvil la negrura?
¿O danza y silba siempre alrededor nuestro como un viento implacable?
¿Estamos invitados al baile de la oscuridad?
¿Bailamos sobre su alfombra con torpes pasos de ciego?
¿Sobre su alfombra de sal negra?
¿Y con quién estamos bailando?

¿Y qué pasa con los colores en este país tan negro?
¿Alguien los prohibió por decreto?
¿Son perseguidos por feroces caballos de luto?
¿Los encarcelan en pozos que son puro fondo?
¿Los ahoga un aire oscuro como vidrio irrespirable?
¿Mueren ahí los colores o sólo duermen hasta el próximo relámpago azul?

Cuando un color muere ¿Se vuelve todo luz?
¿Nube? ¿Árbol de cristal? ¿Caricia para los ojos abiertos?
¿Se vuelve perfume inolvidable?
¿Pañuelito bordado con hilos de aromas nuevos?
¿Aromas de naranjo, de jazmín?
Cuando un color muere ¿Lloran las paletas de los pintores?
¿Sufren los cuadros de Van Gogh?
¿Los girasoles se baten a duelo con la oscuridad que los amenaza?
¿Lloran por todas sus raíces?
¿Hunden sus manos verdes en el suelo negro?
¿O levantan su corona amarilla para pedir más sol?


a la memoria
de Mary Estevan







No hay comentarios: