Viento loco, eh?
















Hace cuatro días que el Viento Oeste
me tiene sitiado en mi casa.
Para los que no conocen la Patagonia:
el Viento Oeste es ése que te pone
los atardeceres rojos y los pelos de punta.
Qué otra cosa se puede hacer
salvo corregir poemas viejos.






gesto inútil de calafatear las hendijas
con brea caliente
y plumas de altazor:

la locura ya es un viento
que se ha hecho amigo de la casa:

endereza los cuadros caídos

cierra las puertas inútiles

barre el polvo de lo que no se hizo

da vueltas las hojas de un libro
que ya no se puede leer.



de El mal de la época

2 comentarios:

Irene Gruss dijo...

Yo dejaría ese poema como está. ¿No es el viento Norte el que para los pelos? Mi abrazo, Irene

Enrique Carlos Ameijeiras dijo...

Estimado Bruno, muy bueno tu aporte a la cultura. Por eso tenemos links a tus blogs en el de la Biblioteca Sarmeiento de El Bolsón. http://labisar.blogspot.com/2007/12/blogs-relacionados-con-la-biblio.html Un abrazo patagónico