Game over.

Hasta aquí llegué con este blog, al menos hasta que decida lo contrario, que puede ser la semana o el mes que viene, pero no antes. Me voy a tomar unas vacaciones en el mundo real.

A los que visitaron este blog: gracias por pasar.A los que recién llegan: hay bastante para leer, si apetecen y se animan.

Dejo un poema de Bertolt Brecht, que, me parece, viene al caso para los tiempos que corren.




PERSEGUIDO POR BUENAS RAZONES















He crecido hijo de gente acomodada.
Mis padres me pusieron un cuello almidonado,
me educaron en la costumbre de ser servido y
me instruyeron en el arte de dar órdenes.

Pero al llegar a mayor y ver lo que me rodeaba,
No me gustó la gente de mi clase,
ni dar órdenes, ni ser servido.

Abandoné mi clase y me uní al pueblo llano.
Así criaron un traidor,
le educaron en sus artes, y ahora él los delata al enemigo.

Sí, divulgo secretos.
Entre el pueblo estoy, y explico como engañan,
y predigo lo que ha de venir, pues he sido iniciado en sus planes.

Descuelgo la balanza de la justicia y muestro sus pesas falsas.
Y sus espías les informan
De que yo estoy con los robados cuando preparan la rebelión.

Me han advertido y me han quitado lo que gané con mi trabajo
Como no me corregí me han perseguido,
y aún había en mi casa escritos en los que descubría sus planes contra el pueblo.

Por eso dictaron contra mí una orden de detención
por la que se me acusa
de pensar de un modo bajo,
es decir,
el modo de pensar de los de abajo.

Marcado estoy a fuego, vaya donde vaya, para todos los propietarios.

Más los NO propietarios,
leen la orden de detención
y me conceden refugio. A ti te persiguen,
me dicen,
por buenas razones.


Bertolt Brecht



7 comentarios:

Sergio Sarachu dijo...

Bruno, que tengas un buen descanso real!!! que puedas sacarte las horas, las obligaciones, los trámites, y todo fluya naturalmente como la poesía!!!. Un abrazo inmenso y si necesitás un empujón pal descanso, pues acá me tienes!!

Silvia Castro dijo...

Que sean dos empujones!! Genial el texto, no lo conocía. Interesante sobre todo cómo trabaja el concepto de propiedad. Hablar con propiedad es a veces adueñarse palabras que no son propias, sino de la plusvalía que le sacaron vaya a saber a quién.
No es casual que el primer empujón te lo dé un poeta cuya humildad lo ubica del lado sano del lenguaje y sus modos de producción. Aguanten estos puntos suspensivos. Te quiere

Silvia

Blanc// dijo...

me dejó perpleja.
Qué lucidez.


Cada tanto uno no tolera tanta virtualidad y vuelve a la fuente. O por lo menos me sentí identificada con el deseo, que a mí también me suele acontecer.

germán arens dijo...

Bruno: ¿Còmo estàs?Es bueno un cambio de vez en cuando....te cuento que tuve un blog durante dos años, un dìa me cansè y lo cerrè, borrè todo...algunos amigos que me visitaban se ofendieron porque borrè sus comentarios...despuès volvì al blog con otras ideas y acà estoy deseàndote buena suerte.

Silvia Castro dijo...

Por supuesto, al referirme a Sergio Sarachu, recuerdo estas palabras suyas, a mi entender, uno de los textos más saludables que he leído de un escritor patagónico, junto con los ensayos de Graciela Cros y Juan Carlos Moisés, con respecto a la poesía regional:

"(…)Y es posible que nos pase lo que sucede cuando uno lee y lee y más lee lo que otros ya escribieron: nos damos cuenta que andamos sobre un médano de palabras utilizadas de alguna manera en su momento por alguien; que la poesía patagónica no nace con nosotros; ni con Bustriazo, Sacamata o Irma Cuña; ni siquiera con Saint Exupery ni los Pigafetta´s anteriores; ni aún con los pueblos originarios. Sólo quizá hubo generaciones que movieron algo ese médano con un par de palabras valiosas y necesarias. Y así de tanto en tanto. Que todo ya está escrito y por lo tanto todo está por escribirse. (…)

(…) Pero siempre la mirada debe ser de conjunto, aunque la inclinación natural sea la individual, la tarea es conjunta. Por una cuestión ideológica y por una cuestión pragmática: un grano de arena no hace médanos. En mi caso, empiezo y termino con puntos suspensivos por lo que se escribió, anduvo, luchó, murió antes y por lo mismo que sucederá después. Y esa -me parece- es la que mejor me queda: de lo que somos, de lo que traemos podemos extraer unas palabras, generar un hecho poético, una creación a la pasada, y abrir el camino para los que vienen escribiendo, para que lo usen de piso o de nada.
De ahí que nos verás a muchos -Bruno es un ejemplo- haciendo mil cosas a la vez, todas relacionadas con la poesía, porque en la Patagonia no alcanza ni se soporta solamente escribir. (…)"

Bruno Di Benedetto dijo...

Gracias Sergio, Silvia, Blanc, Germán y otra vez Silvia:

Mientras limpio mi casa voy pensando en lo hecho y lo por hacer. En lo encontrado y en lo perdido. El el río y en la orilla. En el camino y el callejón. Necesito un poco de silencio dentro de mí. Eso es todo.

abrazos

Chelo Candia dijo...

Silencio de Nieve