Recuerdos del futuro

Es una dura lluvia la que va a caer

(Bob Dylan)




¿Oh, donde has estado, hijo mío de ojos azules?
¿Oh, donde has estado, mi querido muchacho?

He tropezado sobre la ladera de doce montañas brumosas,
He caminado y me he arrastrado sobre seis sinuosas autopistas,
He caminado en medio de siete tristes bosques,
He estado frente a una docena océanos muertos,
Me he adentrado diez mil millas en la boca de un cementerio,

Y es una dura, dura, dura, dura,
es una dura lluvia la que va a caer.

¿Oh, qué viste, hijo mío de ojos azules?
¿Oh, qué viste, mi querido muchacho?

Vi a un recién nacido rodeado de lobos salvajes,
Vi una desolada autopista de diamantes
Vi gotear una ensangrentada rama negra
Vi una sala llena de hombres con sus martillos ensangrentados,
Vi una escalera blanca cubierta de agua,
Vi diez mil de oradores de lenguas rotas
Vi armas y afiladas espadas en manos de niños pequeños,

Y es una dura, dura, dura, dura,
es una dura lluvia la que va a caer.

¿Y qué oíste, hijo mío de ojos azules?
¿Y qué oíste, mi querido muchacho?

Oí el sonido de un trueno rugiendo como una advertencia,
Oí el bramido de una ola que podría ahogar el mundo entero,
Oí cien tamborileros cuyas manos estaban ardiendo
Oí diez mil susurros que nadie escuchó
Oí una persona hambrienta, oí mucha gente riendo
Oí la canción de un poeta que murió en la cuneta,
Oí el sonido de un payaso que lloraba en el callejón,

Y es una dura, dura, dura, dura,
es una dura lluvia la que va a caer.

¿Oh, a quien encontraste, hijo mío de ojos azules?
¿A quien encontraste, mi querido muchacho?

Encontré a un niñito junto a un pony muerto,
Encontré a un hombre blanco que paseaba un perro negro,
Encontré una mujer joven cuyo cuerpo estaba ardiendo
Encontré una muchacha que me dio un arco iris,
Encontré un hombre herido de amor,
Encontré otro herido de odio

Y es una dura, dura, dura, dura,
es una dura lluvia la que va a caer.

¿Oh, que vas a hacer ahora, hijo mío de ojos azules?
¿Oh, que harás ahora, mi querido muchacho?

Regresaré antes de que la lluvia empiece a caer
Caminaré a las profundidades del más profundo bosque tenebroso
Donde hay mucha gente con las manos vacías
Donde los granos de veneno inundan sus aguas,
Donde el hogar en el valle se encuentra con la prisión sucia y húmeda,
Donde cara del verdugo está siempre bien oculta,
Donde el hambre es repugnante, donde las almas están olvidadas,
Donde negro es el color, donde ninguno es el número,
Y lo contaré y lo pensaré y lo hablaré y lo respiraré,
Y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas pueden verlo,
Entonces permaneceré sobre el océano hasta que comience a hundirme,
Pero conoceré mi canción bien antes de comenzar a cantarla:

Y es una dura, dura, dura, dura,
es una dura lluvia la que va a caer.




1 comentario:

Silvia Castro dijo...

lluvia

pregón azul doblado por el viento
madre natural que se reclina
por el umbral de un cielo polvoriento

lluvia

entraña de la pura luz volviendo
milagro de soles que te arrancan
del sucio corazón de los espejos

lluvia

la tierra el escenario del desastre
se quiebra y con su palabra hundida
te urge en las gargantas de los mares

lluvia

los rojos indelebles de las calles
el verde que tiembla bajo el humo
la basura que vuela por el aire

lluvia

esperan todos bajo la tormenta
y una plegaria de gente sedienta
reclama de vos el ciego frescor

lluvia

que vengas a empujar los ríos quietos
los cueros empapados de silencio
que todo está muy sucio por aquí

lluvia

esta palabra triste te convoca
a limpiar las negruras de mi boca
que el tiempo tiene que resucitar


Oración de la lluvia – Jorge Fandermole



(que se ponga buena, y que llueva, que lluevaí)