Fractales



“Un fractal es un objeto semigeométrico cuya estructura básica,
fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas.
El término deriva del latín fractus, que significa quebrado o fracturado.”
































I

Como la noticia más vieja del mundo, que todavía va de boca en boca.
Como plegar y plegar una palabra hasta exprimir su gota de silencio.
Como una canción que la piedra se canta en voz cada vez más baja.
Como el humo frente a un viento que no sabemos de dónde viene.
Como si un ciego escuchara con los dedos la rotura de un espejo.
Como mirar desde la ventana la lluvia que borra un manuscrito.
Como un parche golpeado por un brazo de tendones oxidados.


II

Como encontrar con los ojos el manantial que busca la lengua.
Como una canción que escuchan los que tienen hambre y sed.
Como el tiempo que gozamos mientras cae la gota de miel.
Como un millón de bocas bebiendo del mismo vaso vacío.
Como la duda que se amansa frente al grito de otra duda.
Como la luz que se filtra en los ojos que no quieren ver.
Como la oscuridad que no queremos ver pero persiste.


III

Como una grieta que quiere elegir entre sus dos bordes.
Como el verano subiendo por las ramas del duraznero.
Como una moneda que se multiplica hasta valer nada.
Como un río que no sabe si su arroyo es padre o hijo.
Como esas montañas viejas que extrañan ser llanura.
Como ese pan que repartiste hasta volverlo hambre.
Como tus hijos vistos por los mil ojos de la abeja.


IV

Como el temblor del hierro ardiente en agua fría.
Como el cansancio del asedio a una ciudad gris.
Como los zapatos que olvidamos en el camino.
Como la sospecha de saber que vive algo más.
Como el eco de ese pozo cada vez más hueco.
Como el desborde de un río en plena sequía.
Como ese río asombrado de su temeridad.


V

Como dormirnos después de hacer el amor.
Como el dolor de una herida que envejece.
Como esos libros que ya dejaste de leer.
Como la bestia que piensa en sí misma.
Como cordillera sumergida en el mar.
Como monte agrietado por sus ecos.
Como un eco parido por silencios.

VI

Como la fase final de un temblor.
Como la historia que te cuentas.
Como la sutura de lo invisible.
Como la paciencia del óxido.
Como morder la mano que.
Como mirarnos de frente.
Como una muñeca rusa.

VII

Como luz en agua fría.
Como creer en nadas.
Como dar de beber.
Como decir no sé.
Como casi saber.
Como perderse.
Como remorir.

VIII

Como hablar.
Como arder.
Como atar.
Como ser.
Como es.
Como si.

Cómo.


IX

La mirada es indivisible más allá de lo que no sabemos.
La palabra también.


Foto:
Diana Barros.
Texto escrito especialmente para su reciente exposición.

7 comentarios:

jqn valenzuela dijo...

qué bueno! he vuelto hoy para releerlo.
"Como un río que no sabe si su arroyo es padre o hijo"... qué seguidilla de bellos versos así!!
abrazo! jqn

Bruno Di Benedetto dijo...

Hola Jqn! Gracias! Sí, fue todo un experimento escribir esto. De alguna manera, mi mente empezó a funcionar "fractalmente" mientras lo escribía. Abrazo!

Carlos Espinosa dijo...

Lo interesante de la fractura es divisarla a tiempo, porque se nos aparece sin aviso, como los agujeros de la memoria que delatan el cansancio (que no a la vejez).Si la advertimos podemos explorarla, y esa aventura del conocimiento nos depara sorpresas gratas. Bruno tiene el talento necesario para fijar su mirada en esas fracturas y contarnos de qué se trata.

Florieclipse dijo...

Bueeeeno, Bruno. Eres un capo. La sensación que da la estructura del poema es de que a medida que uno lo lee, se va diluyendo, como de ir cayendo en algo así como un túnel de palabras hasta llegar al completo silencio. Bellísimo.
Saludos desde México.

Bruno Di Benedetto dijo...

Gracias, Florieclipse! Tal vez, como decía Roberto Juarroz, la verdadera finalidad de la poesía es llegar al Silencio. Saludos desde la Patagonia.

Tolhuin dijo...

Admirable poema. Gracias por escribirlo.

Tolhuin dijo...

Admirable poema. Gracias por escribirlo.